Tiempo de Jazmines

Fin de año no es el mismo sin los jazmines. Es así, un perfume que hace la unanimidad. Aquí nos vamos a referir a los jazmines arbustivos (Gardenias) y no a los trepadores o de enredadera, ni al jazmín del Paraguay. Tener un jazminero es fácil pero hay que tener ciertos cuidados.

En nuestro clima siempre se enferman sin gran peligro de vida, con insectos y hongos pero que son fáciles de combatir con un mínimo de trabajo de fumigación. Primero hay que ubicar la planta en un lugar adecuado, al sol y mejor si se le pudiese evitar el sol del mediodía en verano, las flores durarán más.

 

Le encanta ser abonado con compost que se puede agregar cuantas veces se quera en el año y requiere hierro que se compra en agropecuarias y se hacen aplicaciones cada 2 meses de octubre a abril (una cucharada sopera para 10 litros de agua). Para fumigar pueden hacerlo con insecticidas orgánicos tipo Neem o químicos.

Al quitar los insectos no aparece el hongo negro llamado fumagina. De forma preventiva es bueno fumigar la planta con agua jabonosa de jabón Bulldog, empapando bien las hojas de los dos lados y el tronco, hacerlo cada 30 días. Toleran estar en macetas revisando muy bien los drenajes.

En cuanto al riego gustan de estar con humedad permanente en la maceta o el suelo sin encharcarlos. Existen unas cuantas variedades de jazmines blancos, el que venden en la calle en diciembre (del Cabo) y otros de tamaño y flor más pequeños, son muy floribundos y florecen fuertemente en diciembre y lo vuelven a hacer con menos abundancia en otoño.

Son de mejor calidad los jazmines injertados, son más longevos porque el pie sobre el cual están injertados es de una planta muy resistente a enfermedades, sequías, excesos de agua. En otra entrega hablaremos de los injertos. A Disfrutar de los Jazmines ¡!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.